En el año de 1520, Francisco de Montejo y León “el Mozo” mandó construir una iglesia pequeña en honor a la Virgen de la Purísima Concepción, para conmemorar la autorización del emperador de España, Carlos V, a su padre Francisco de Montejo “El Adelantado” el que le autorizara conquistar y poblar la provincia de Yucatán.

En 1650 empezaron las ampliaciones a la misma y el 4 de agosto de 1758 se amplió nuevamente finalizándose los trabajos con la construcción de la capilla de Jesús Nazareno y de la torre del lado mar llamada “La Española”, donde se colocó el primer reloj público y un escudo español labrado en piedra que ocupaba el centro, mismo que fue mandado a destruir después de la Independencia de México. Finalmente, cien años después fue construida la torre del lado de tierra conocida como “La Campechana” donde, posteriormente fue instalado un reloj de cuatro carátulas luminosas.

Su consagración como Catedral fue llevada a cabo en 1895 por el Papa León XIII. Actualmente alberga un museo en su interior con piezas originales y una hermosa imagen llamada “El Santo Entierro” que es paseada el Viernes Santo de cada año.

Lo puedes visitar aquí: