Campeche, tierra de ensueño

Publicado en: Campeche, Historia | 0

307233_10150367398276129_2138663207_nLa ciudad de San Francisco de Campeche, es una ciudad que huele a mar y a sueño eterno; en sus inicios una de las bases principales para la conquista de Yucatán y puerto de enlace principal para el comercio. Ciudad de magnífica belleza colonial que la hiciera merecedora del título de Patrimonio Cultural de la Humanidad, otorgado por la UNESCO en el año de 1999.

Campeche es lugar que despierta con el pregón de su gente, con aroma a pan recién horneado; donde la diversión del carnaval se mezcla con la seriedad de su religiosidad. Un espacio donde cada visitante es un amigo que nunca se fue.

Ciudad de fácil recorrido, donde cada esquina tiene un nombre singular: “el combate”, “el perro”, “del diamante” o “el tropezón” y donde cada noche invita a recorrer su malecón para mitigar el calor o disfrutar del aire fresco jugando a la lotería campechana.

En su estructura urbana presenta las características de una ciudad y puerto colonial, alrededor de cuyo mar fue creciendo a lo largo del tiempo. Y esta cercanía con el mar y el ser una de las vías principales de comercio de palo de tinte y el chicle, despertó el apetito voraz de famosos piratas contratados por Francia e Inglaterra.

Y así, la ciudad de Campeche tuvo que ser defendida, cercada, fortificada por murallas, que de esa forma quedaron ligadas a nuestro ser haciendo ya imposible separar ciudad y murallas.

Y dentro de esta fortaleza quedó resguardada otra riqueza: la arquitectura religiosa, cuyas iglesias fueron construidas entre los siglos XVI y XIX, además de la arquitectura civil que aún se conserva.

Visítanos aquí:

Haz click para compartir

Dejar un comentario